martes, 3 de septiembre de 2013

ANEXOS

Telegramas



A continuación se dan a conocer alguno de los telegramas intercambiados entre Valdivia y Santiago.


Telegrama 1

De Valdivia, diciembre 13 de 1909 a las 9:23 A.M.

Señor Ministro del Interior.-
Santiago

Hoy medianoche declaróse incendio voraz, está destruyendo centro comercial. Van siete manzanas destruidas. Hemos pedido auxilio perentorio Osorno, Temuco y Concepción. Pérdidas incalculables.-

Intendente






Telegrama 2

Valdivia 12:23 P.M.

Ministro Interior
Santiago

Hasta este momento el fuego ha destruido la mayor parte de dieciocho manzanas del centro comercial.

Quemados el Palacio Episcopal, las oficinas y almacenes de la Aduana, la Iglesia Matriz, el correo, las oficinas de los telégrafos, el mercado municipal, las tres boticas del pueblo, las casas Wachsmann, Bischoff, cuatro hoteles, el depósito de la cervecería Anwandter, Martens Roepke y todo el comercio al por mayor.

Pérdidas varios millones.

Incendio parece extinguirse, aunque todavía hay peligros. Los jefes militares han sido nombrados para resguardar el orden público. Pedídose auxilio de tropas a Temuco, como también víveres. Vienen bomberos de Osorno, La Unión y Temuco. Orden público mantienese inalterable. Desgracias personales asegúraseme no las hay. Precisaré esto.

Infante


Telegrama 3

Valdivia, (sin fecha).-

Director.-
Santiago.-

A la 1 de la mañana se produjo incendio en la calle Picarte un cuarto cuadra de la Plaza, siguiendo por este lado a calle San Francisco, Independencia, Arauco, Lorca, Chacabuco y Adriazola, convirtiéndose en horrible hoguera que consumió totalmente todos los edificios hasta la Avenida Pedro Valdivia. Se quemaron 18 manzanas de las más valiosas de la población. Todos los almacenes al por mayor fueron devorados por las llamas en corto tiempo. Oficinas públicas se quemaron: Aduana, correo, telégrafo, cuartel policía. También se quemaron los Bancos Transatlántico y Chile y Alemania, tres boticas y tres imprentas, entre otras “El Correo de Valdivia”. Las pérdidas se calculan en unos doce millones. A las 12 AM. se principió a dominar el fuego. Desgracias personales no se sabe de ninguna hasta este momento, parece no ha habido.-

Rosas, sub inspector telégrafos.-





Telegrama 4

De Rancagua.-

El Mercurio
Santiago.-

En el tren nocturno que parte a las 6 de la tarde de Alameda nos embarcamos para Valdivia.

El Ministro del Interior, señor don Ismael Tocornal, nos invitó para que hiciéramos el viaje en el coche reservado que había hecho agregar al convoy.

La comitiva la componen además del señor Ministro, el Diputado don Paulino Alfonso, el ingeniero don Rogelio Tolson, el jefe de sección del Ministerio del Interior don Guillermo Pérez Valdivieso, el Comisario de la Brigada Central don Julio Bustamante, el Gobernador de Llaima don Adrián Ortiz Lois, don Alberto Laiseca, don Eugenio Domínguez, el secretario del Ministerio don Manuel Güemes, corresponsales del “Diario Ilustrado”, “La Unión”, “La Mañana”, “El Chileno” y “El Mercurio”, y fotógrafos del “Zig - Zag”, del “Diario Ilustrado”, de “La Nación” y de “La Mañana”. Nuestro coche será arrastrado desde San Rosendo por una locomotora especial que nos llevará hasta Valdivia, a donde llegaremos mañana entre doce y media y una de la tarde.

El viaje se hará así en seis horas, mas corto que de ordinario.

El señor Ministro me manifestó que permanecerá en Valdivia todo el día miércoles, a fin de adoptar, juntamente con las autoridades y principales vecinos de la ciudad algunas medidas que hagan menos dolorosas las consecuencias de la catástrofe.-

El enviado especial.-




Telegrama 5

De Concepción, 13 de diciembre de 1909.-

Agencia Havas.-

Han causado aquí gran impresión las noticias que llegan de Valdivia del colosal incendio que consume la ciudad. El fuego empieza a las 12.15 de la madrugada por el almacén Álvarez, situado en calle Picarte, propagándose con rapidez espantosa a causa del temporal de viento que reinaba a esa hora.

Según las ultimas noticias recibidas después de enormes esfuerzos se logró cortar el fuego después de destruidas las 19 manzanas principales, donde está todo el comercio y las principales oficinas públicas. Acudieron bomberos de Temuco, La Unión y Osorno. Se asegura que no hay desgracias personales. La parte incendiada abarca desde el Banco Alemán hasta el Hotel Castaing y Aduana. Los edificios principales quemados son: el Palacio Episcopal, la Aduana, la iglesia Matriz, el correo, el telégrafo, el mercado, el depósito de la cervecería Anwandter, el Banco de Chile y Alemania, las imprentas de “El Correo de Valdivia” y de “La Aurora”, casas Grace, Gratenau, Roepke, Martens. Las pérdidas son incalculables. Los diarios publicaron aquí un suplemento. El telégrafo del Estado está interrumpido. Sólo se ha recibido noticias por conducto del telégrafo de los ferrocarriles y los cables.




Telegrama 6

Valdivia, 14 de diciembre

Presidente de la República
Moneda

He visitado los edificios destruidos por el fuego.

Los quemados son, sin duda, los más valiosos, pero nuevos datos me permiten asegurar a S. E. que las pérdidas no exceden de doce millones. Los seguros comprometidos son de siete a ocho millones. Se empieza a limpiar la ciudad, comenzando por la Aduana.

Me he reunido con los vecinos más respetables para estudiar los proyectos que convenga ejecutar.

Los barrios pobres no han sufrido, de modo que habrá pocas necesidades urgentes que atender.

Lo saluda.

Ismael Tocornal




Telegrama 7

Temuco, 14

Excmo. Señor don Pedro Montt
Moneda

Ayer, inmediatamente de conocer las proporciones colosales del incendio de Valdivia, me trasladé a esa ciudad con todo el Cuerpo de Bomberos de ésta. Llegamos oportunamente, y pudimos prestar importantes servicios.

El incendio abrazó todo el comercio y valiosos edificios. Desapareció la Aduana, la iglesia matriz, el palacio episcopal, el Banco de Chile y Alemania, el correo, las imprentas y varios otros establecimientos. Las pérdidas se estiman en quince millones y los seguros en diez. Los edificios de la Intendencia y la Aduana, en construcción, tuvieron pérdidas considerables.

Orden público se mantiene inalterable. Bajo pueblo no sufrió. Hambre no existe, porque siniestro sólo afectó a personas pudientes. A las 6 A. M. regresé hoy a Temuco, con los bomberos.

Rivera


  

Telegrama 8

Valdivia, martes 14.-

Depositado a las 6.20 de la tarde.-

En Antilhue, muy cerca ya de Valdivia, esperaban al señor Ministro el Intendente de Valdivia, señor Ramírez de Arellano; el administrador de la Aduana, señor Rodemil Espejo; el jefe de la Brigada Infantería, Comandante Valdivia; y otras personas. Los funcionarios le dieron al Ministro datos exactos de la catástrofe, poniendo en sus manos la lista de edificios incendiados que publicamos más atrás. En esta lista falta uno que otro nombre que se ha escapado, como es natural en estos casos. Así recuerdo la Fonografía Artística, de don Tomas Davis.

Continuando nuestro viaje, llegamos a la estación de Valdivia a las 2:00 de la tarde. En el malecón de la estación nos esperaba un vaporcito que nos condujo por el apacible río, a través de hermosísimos paisajes, hasta la ciudad. Desde el río abarcamos íntegramente con las miradas el barrio incendiado, ofreciéndonos un espectáculo horrible de ruinas y desolación, envuelto en espesas nubes de humo. Los escombros aún arden y se ve entre ellos los bomberos trabajar fatigados, incesantemente, apagando las hogueras peligrosas.

Desembarcamos en el malecón de madera, medio carbonizado superficialmente, frente al sitio donde se levantaban los almacenes de la Aduana. Avanzamos por esas ruinas, en medio de las cuales se ven montones de mercaderías de todas clases, hasta pianos absolutamente averiados. Cuadrillas de trabajadores comienzan a remover estos escombros. Continuamos recorriendo este barrio en ruinas donde las estrechas calles han desaparecido por completo bajo los escombros y bulterío carbonizado que se trató de salvar. Se ven aún las altas murallas de edificios de tres pisos escuetas y renegridas, otras desplomadas en parte y siempre maquinarias y mobiliarios destrozados e inservibles. A causa del intenso calor que surgía de los escombros, ascendimos rápidamente hasta la plaza, permitiéndonos el paso las patrullas de fuerza de línea apostada en todos los puntos estratégicos, a fin de evitar los desmanes y robos. Sólo pueden circular los que poseen el pase especial del jefe de las fuerzas. En la plaza se ve el hermoso palacio episcopal reducido a escombros, donde se perdió toda la biblioteca y las hermosas obras de arte de Monseñor Jara, entre las cuales había un cuadro avaluado en 90.000 francos. Las murallas de la iglesia Matriz se alzan imponentes, rodeando las ruinas del templo. Allí estuvo también el hermoso edificio de la firma Wachsmann y la casa ocupada por el Banco Alemán Transatlántico. El incendio se detuvo en las altas murallas corta fuego del nuevo edificio del mismo Banco y a donde debería trasladarse en estos días. Parece un milagro que nada le pasara al Banco de Chile ni a toda la manzana donde se encuentra, que estuvo rodeada por un circulo de fuego.

Después de contemplar este cuadro de indescriptible desolación que nos había conmovido profundamente, dimos vida a los comentarios y relaciones de hechos casi maravillosos de esfuerzos extraordinarios, siempre inherentes a estos siniestros.

El origen del siniestro será fácil establecerlo, ya que los culpables no pueden ser sino la señora Seiter, dueña de una pastelería; o el señor Álvarez, de la tienda “La Exposición”, situadas a media cuadra de la Plaza en la calle de Picarte.

Nunca creyeron los bomberos y vecinos que serían incapaces de dominar el fuego, y varias veces se le tuvo por sofocado; pero ocurrieron varios accidente y comenzó a soplar una fuerte brisa, que a modo de fuelle avivó las llamas, haciéndolas rápidamente enormes. Me cuentan de casas de comercio que salvaron hasta cinco veces sus existencias; pero el fuego las alcanzaba de nuevo, hasta que ya huyendo hasta el mismo río, se renunciaba a una nueva tarea de salvación, con las fuerzas enteramente agotadas. Parece que el fuego en su labor destructora procedía diabólica e inteligentemente, persiguiendo a las casas poderosas.


Recogí las opiniones más serias y autorizadas respecto al monto de lo perdido y según esos cálculos, porque hasta hoy no pueden hacerse más que cálculos, esas pérdidas pueden llegar a 17 ó 18 millones de pesos, de los cuales las compañías de seguros no pierden menos de 11 ó 12. Las compañías afectadas son extranjeras, alemanas o inglesas; las nacionales encuéntrense muy escasamente comprometidas.

Como los damnificados son en gran parte el elemento rico de la ciudad, las pérdidas no serán irreparables, ya que los millonarios del barrio comercial harán, seguramente, resurgir sus negocios en cortísimo tiempo, transformando el barrio estrecho de calles tortuosas en uno mucho más hermoso.

Se advierte un espíritu levantado, que no se ha desanimado, entusiasta, que consuela.

El señor Ministro, después de recorrer las ruinas, se dirigió al Club Alemán, donde el alcalde señor Carlos Gana, había citado a todos los vecinos más respetables de Valdivia. En el salón de honor se abrió la sesión, tomando la palabra don Ismael Tocornal para expresar que el Gobierno, profundamente afectado con la desgracia que los afligía, lo enviaba a traerles una palabra de aliento y a decirle que estaba dispuesto a ayudarlos con toda buena voluntad a salir airosos de la prueba terrible. Y como una prueba de su afirmación, les expresó que se habría ya aprobado la ley que concedía 500 mil pesos para los primeros auxilios. Pero se había impuesto del espíritu altivo de los vecinos de Valdivia, y ello lo alentaba a asegurar que el barrio destruido se levantaría muy luego de sus ruinas, más vigoroso y más hermoso. Pidió que le expresaran ideas y medidas prácticas para transmitirlas al Gobierno, quien, seguramente, las aprobaría.

Estas palabras fueron estruendosamente aplaudidas.

Tomó enseguida la palabra el alcalde señor Gana, para agradecer al señor Ministro y para ocuparse de la transformación del barrio destruido a causa, en gran parte de la estrechez de las calles y su conformación defectuosa. Creía necesario que la transformación se extendiera al resto de la ciudad.

Habló después, a nombre de la colonia, el prestigioso vecino alemán don Alberto Haverbeck, agradeciendo la buena voluntad del Gobierno, pero expresando que no creía necesarios para ellos los auxilios pecuniarios, ni el de los elementos de vida. Creía que la ciudad se bastaría a si sola y que muy pronto se levantaría el barrio destruido. Pedía, SÍ, al Gobierno que adoptara medidas rápidas, porque la pérdida de tiempo les perjudicaría. Pidió también la reconstrucción del malecón con material sólido.

Acerca de la transformación, se suscitó una larga discusión, en la cual terciaron el Diputado don Paulino Alfonso, el alcalde, el Juez de Letras, don Pedro Castelblanco, don Víctor Vogt, don Pablo Hoffmann, el administrador de la Aduana y varios otros, acordándose finalmente designar una comisión que con la ayuda de los ingenieros del Gobierno, deberá presentar en el plazo perentorio de ocho días, un proyecto de ley para la transformación del barrio comercial, proponiendo las cuestiones financieras consiguientes. Esta comisión quedó compuesta por los señores Patricio Aguayo, Carlos Gana, Felipe de la Fuente, Jorge Urzúa, Pedro Castelblanco, Víctor Vogt, Alberto Haverbeck, Luis Martiniano Rodríguez, Jorge Saelzer, Roberto Navarrete y Otto Roepke. La misma comisión continuará ocupándose después de la transformación del resto de la ciudad.
  
Se habló enseguida de los problemas que traía el desaparecimiento de la aduana, cambiándose ideas a fin de no paralizar el movimiento de carga y descarga. Se propusieron muchas ideas, que serán aprobadas definitivamente cuando llegue a Valdivia el señor Superintendente de Aduanas. Se reunió en seguida el alto comercio para tomar otros acuerdos de carácter urgente.

El orden ha permanecido inalterado, no ha habido ni robos ni desmanes. Solo han caído presos uno que otro ratero insignificante.

Guardan la plaza, al mando del Jefe de la Brigada de Infantería, 120 hombres del Tucapel, 20 carabineros de Temuco, 180 hombres del Caupolicán y 40 carabineros de Valdivia, Loncoche y Osorno. Se encomia la conducta de los bomberos de Valdivia y de los venidos de fuera, que trabajaron incesantemente. Sus materiales han quedado casi inutilizados.

Quien merece la gratitud general es el ingeniero de la provincia, señor Jorge Urzúa, quien armó de hachas a los obreros de la maestranza y en cortos momentos derribó dos casas, deteniendo el fuego y evitando así que la catástrofe asumiera proporciones aún mayores.
  
Los heridos son relativamente pocos y parece seguro que no hay ningún muerto.

Las industrias numerosas de Valdivia han sufrido; hoy, a la hora de costumbre, se escuchó a las sirenas de las fábricas llamando a los trabajadores a la diaria tarea. Esos llamados llenaron de consuelo a los espíritus afligidos.

Es admirable la actividad y el espíritu práctico desplegado por el señor Ministro del Interior, quien ha venido a traer un refuerzo de energía a los vecinos de la ciudad.

Terminadas las reuniones el señor Ministro se trasladó a la fábrica de cerveza a descansar un momento del esfuerzo extraordinario. El Ministro ha resuelto regresar hoy mismo a Santiago. Tal vez partiremos a las 8 ó 9 de la noche, a las 6 estaremos en Santiago.

Creo que antes de tres días todos los servicios públicos estarán instalados.


En el telégrafo se nota gran actividad: trabaja con siete aparatos en el Gimnasio Alemán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada